Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un acceso gratuito y sencillo a la información sobre productos y tecnologías novedosas para la biofertilización

A fin de cumplir con la nueva normativa referente al uso de fertilizantes no sostenibles a partir de 2022, los agricultores van a necesitar ayuda. Gracias al proyecto NUTRIMAN, ahora disponen de una plataforma digital donde informarse sobre las últimas soluciones para facilitar la transición a los biofertilizantes.

Alimentos y recursos naturales

La mayoría del suelo agrícola de Europa se fertiliza con fósforo y nitrógeno procesados químicamente. Aparte de ese dato, todo lo demás que se puede decir sobre estos fertilizantes minerales es negativo: favorecen el crecimiento de las algas a un ritmo imposible de gestionar para los ecosistemas y contaminan el agua; asimismo, se producen a partir de recursos no renovables, con energía fósil y mediante procesos que requieren una gran cantidad de agua. El fósforo mineral (que proviene del fosfato de roca y que contiene cadmio y uranio, metales de carácter tóxico) está incluido en la lista de la Unión Europea (UE) sobre materiales de gran importancia en riesgo de escasez; además, es necesario importar prácticamente todo el volumen necesario y tiene un ritmo de reciclaje muy bajo. La conclusión es evidente: a fin de mantener con vida a sus empresas, mejorar la seguridad alimentaria, garantizar una calidad permanente en los suelos y proteger nuestro entorno, los agricultores tendrán que acabar pasándose a los fertilizantes biológicos. Sin embargo, hay muchos obstáculos por delante. La disponibilidad de biofertilizantes puros de alta concentración es limitada y en julio de 2022 entrará en vigor una nueva normativa de la UE que reducirá la cantidad permitida de cadmio en todos los fertilizantes, incluidos los biológicos. Por otro lado, el conocimiento sobre los biofertilizantes y la confianza en estos siguen siendo bajos en el mundo agrícola. «Necesitamos más conocimiento y confianza en toda la cadena de valor. Es importante que los agricultores comprendan las ventajas de los fertilizantes biológicos y aprendan a usarlos de forma práctica en sus propios procesos», explica Edward Someus, ingeniero de reciclaje y supraciclaje en 3R-BioPhosphate Ltd. Hasta el momento, ninguno de los programas de investigación fundamental ha resultado atractivo para la comunidad agrícola. En general, están más interesados en novedades que ya se puedan implementar y cuya eficacia ya se haya contrastado en condiciones de mercado reales.

Una plataforma web para todos los agricultores

Este es el objetivo del proyecto NUTRIMAN (Nutrient Management and Nutrient Recovery Thematic Network). Desde octubre de 2018, 3R-BioPhosphate Ltd y otros agentes de toda la cadena de valor han estado trabajando en una plataforma web gratuita en la que los agricultores puedan ver soluciones nuevas y pensadas para el usuario. La plataforma se centra especialmente en métodos innovadores para la recuperación de nutrientes del nitrógeno y el fósforo, algo esencial para alcanzar un modelo de agricultura sostenible mediante fertilizantes biológicos. «Nuestra plataforma contiene productos y tecnologías de recuperación que ya se pueden utilizar y que están pensados para abordar las necesidades más urgentes de los agricultores. La base de datos se amplía constantemente, y seguirá siendo así hasta 2031», añade Someus. «Las soluciones aparecen en la plataforma justo antes de su comercialización o poco después». Durante el proceso de búsqueda de estas soluciones innovadoras, el equipo se sorprendió al descubrir que había un número relativamente bajo de productos y tecnologías nuevas, competitivas y diseñadas para el mercado que superaran el nivel de preparación tecnológica 6. Se invitó a unos seiscientos proyectos a entrar en la plataforma agrícola NUTRIMAN, pero solo sesenta y dos han logrado introducirse. Someus espera que, en septiembre de 2021, este número aumente hasta la centena. Aún queda un año para que finalice esta iniciativa, pero NUTRIMAN ya ha contribuido a lograr una adopción a gran escala de fertilizantes innovadores con nitrógeno y fósforo recuperados; por ejemplo, una tecnología de pirólisis con cero emisiones (3R Recycle-Recover-Reuse) que permite recuperar el fósforo a escala industrial a partir de harina de hueso animal de uso alimentario. «El biofosfato resultante no contiene ninguna sustancia química o contaminante y tiene una densidad de nutrientes de P2O5 de hasta el 35 %; además, es un producto seguro, eficiente y barato», observa Someus. En lo que se refiere al nitrógeno, otro ejemplo es la tecnología Poul-AR®, que permite producir nitrato/sulfato de amoníaco a partir de gallinaza. El equipo espera llegar a más de 1,5 millones de agricultores entre 2019 y 2021, y a muchos más en los próximos 10 años. Someus y sus colaboradores continúan actualizando la base de datos de esta plataforma, que supone un importante apoyo para los agricultores. Es un recurso en el que esta comunidad puede encontrar soluciones con un alto impacto económico y, lo que es más importante, que cumple el nuevo Reglamento Europeo de Fertilizantes que entrará en vigor en 2022.

Palabras clave

NUTRIMAN, biofertilizante, sostenible, cultivo, agricultura, plataforma digital, biofosfato, fósforo, nitrógeno

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación