Skip to main content

Article Category

Revista Research*eu

Article available in the folowing languages:

Las nuevas sinergias de las compras: ¿comercio electrónico o tiendas físicas?

Para muchos, un día de compras es un gran pasatiempo, como afirmó con gran elocuencia el personaje de ficción que citamos este mes. Las compras entendidas como actividad de ocio realmente empezaron durante los años ochenta y noventa del siglo pasado, a medida que el tiempo libre y la renta disponible aumentaban tras el auge económico propiciado por el crédito que definió esa época. El gasto en consumo se convirtió en un elemento a analizar extremadamente importante al medir el estado general y las perspectivas de futuro de la economía.

«Comprando hago ejercicio» —Carrie Bradshaw, «Sexo en Nueva York»

Sin embargo, en los últimos años, ha aumentado el miedo sobre la salud y la ulterior viabilidad de las tiendas físicas del centro o de las afueras de las ciudades. Esa misma frase solo ha sido ampliamente usada desde el rápido crecimiento del comercio electrónico en la primera década del siglo XXI. Muchos consideran el auge del comercio electrónico como una fantástica oportunidad, con la que se puede comprar todo lo que uno quiera sin moverse del hogar, aunque para otros representa una guadaña que arrasa con las tiendas físicas tradicionales (tanto las independientes como las apreciadas cadenas nacionales) y, en consecuencia, con las economías locales y urbanas en general que dependen de ellas. En Europa, el comercio electrónico ha crecido enormemente durante los últimos años y algunos de los mercados de comercio electrónico más sofisticados del mundo se encuentran en la Europa de los Veintisiete, como Francia y los Países Bajos. De hecho, los datos recogidos en un estudio sobre hogares e individuos realizado a principios de 2020 y presentado por Eurostat en enero de 2021, estima que en los 12 meses anteriores 7 de cada 10 usuarios de internet realizaron compras en línea durante el mismo periodo. En el estudio también se demostró que los encuestados más jóvenes compraban en línea con más frecuencia y mostraban mayor entusiasmo. El efecto de la COVID-19 también ha desempeñado un papel importante en las perspectivas del comercio electrónico durante el último año, ya que muchas personas optaron por las compras en línea debido al cierre de las tiendas físicas. Sin embargo, según un informe reciente de Ecommerce Europe, la repercusión del virus en el comercio electrónico tiene más matices de lo que parece. En su último informe, publicado en enero de 2021, sostiene que si bien muchos sectores vieron un fuerte aumento de las ventas en línea, otros (como el comercio minorista de entradas y viajes en línea) padecieron una notable disminución. No obstante, la expectativa general es que la COVID-19 signifique un avance enorme y permanente para el comercio electrónico, ya que sin la pandemia se hubiesen necesitado entre 5 y 10 años más para llegar a esta situación. Por lo tanto, ¿existe un futuro para las tiendas físicas o están abocadas a ser arrolladas por el incesante y gigantesco comercio electrónico en el escenario posterior a la COVID-19? En un esfuerzo para ofrecer claridad, este número especial de Research*eu muestra siete proyectos financiados con fondos europeos, algunos de los cuales han centrado sus esfuerzos en lo que podría considerarse como el asunto del comercio electrónico y, otros, en el asunto de las tiendas físicas. Tal y como ocurre en muchos casos, parece que las tecnologías innovadoras son la clave. Teniendo en cuenta desde el uso de robots y otras tecnologías digitales en supermercados y centros comerciales cerrados para mejorar la experiencia del cliente (y, así, incitarlos a pasar), hasta las nuevas herramientas para contribuir a que el comercio electrónico sea una experiencia todavía más sencilla, quizás la respuesta a la pregunta que hacemos en el principio de esta página —¿comercio electrónico o tiendas físicas?— no sea «blanco o negro» como se podría pensar en un principio. Tal vez no se trata de una sencilla suma cero de «o una o la otra» sino que, de hecho, hay espacio para que ambas puedan asegurar su posición y complementarse en el mundo posterior a la COVID-19. Naturalmente, solo el tiempo lo dirá. Por último, puede que haya notado que ya hemos llegado al número 100 de la Revista Research*eu. Estamos encantados de alcanzar este hito y, para celebrarlo, hemos escrito un artículo especial rememorando la evolución de Research*eu a lo largo de los últimos diez años, sus orígenes y algunos de los logros que más nos enorgullecen. También puede ver la postal conmemorativa para los suscriptores que se incluyó en todas las versiones impresas del ejemplar número 100, la cual se diseñó para destacar y mostrar a todas las personas que hacen que Research*eu sea posible: naturalmente, nuestros emprendedores, científicos e investigadores financiados con fondos europeos, quienes no escatiman esfuerzos para extender la innovación y los conocimientos humanos a fin de lograr que Europa (y el mundo) sea un lugar mejor. Le animamos a que nos comunique su opinión. Puede remitir sus preguntas o sugerencias a: editorial@cordis.europa.eu.

Explorar el número especial

También en este número